Las licencias VTC son autorizaciones mediante las cuales se puede rentar el servicio de automóviles con conductor. Esta figura legal ya existía para el uso de las limusinas. Asimismo, las licencias VTC también eran utilizadas por choferes.

La llegada de las aplicaciones para teléfonos inteligentes permitió un nuevo uso para estas licencias. Pero esto no ha estado exento de polémica y complicaciones debido a los intereses económicos que ha afectado, sobre todo los de los taxistas.

Mercado de las VTC en Barcelona

El uso de Uber y Cabify ha alentado las posibilidades de mercado de los VTC. Tanto es así que en España se ha desatado una fuerte pugna entre los gremios de taxis y los poseedores de licencias VTC. Incluso, la situación ha sido abordada por autoridades del gobierno y se han iniciado procesos judiciales, sobre todo para conseguir las licencias.

En el caso de Barcelona esto ha sido particularmente álgido. La alcaldesa Ada Colau ha decidido restringir la proliferación de estas licencias para proteger al gremio de los taxis.

La legislación de Barcelona en la actualidad establece que la proporción de licencias de VTC en relación a las de taxis debe ser de 1 a 30.

En el mes de diciembre de 2017, la propia Colau inició un proceso para que las licencias de VTC tuviesen que requerir una autorización adicional del propio ayuntamiento. Esto afecta directamente a quienes usan Uber y Cabify. En toda España hay cerca de 6000 licencias para VTC y alrededor de 70000 para taxis.

¿Para qué sirven las licencias VTC en Barcelona?

Como hemos visto, las VTC se usan para arrendar vehículos con conductor. Esto se da por medio de las aplicaciones móviles mencionadas anteriormente.

Mediante su teléfono celular, el cliente puede solicitar el servicio y saber qué vehículos están en el área. De igual modo, puede elegir el tipo de auto, bien sea en una modalidad lujosa, económica o para grupos de pasajeros. En el primer grupo de vehículos se hallan los coches del estilo de los Mercedes y en el segundo los Toyota, por ejemplo.

Los VTC son muy populares entre las empresas que requieren contratar vehículos para transporte de personal. Así pueden tener costos menores que lo que tendrían a través de servicios de taxis.

En Barcelona existe la mencionada Cabify, mientras que el servicio de Uber no estuvo disponible durante tres años. Justo en marzo de 2017 se ha anunciado que el servicio retornará. Se prevé que serán 150 coches y 300 conductores en dos turnos de 12 horas cada uno en una primera temporada.

¿Cómo conseguir las licencias para VTC en Barcelona?

Debido a la guerra desatada entre el gremio de los taxis y el de los VTC, conseguir las licencias de estos últimos se ha vuelto un tanto difícil. En Barcelona las personas apelan principalmente al boca en boca para comprar las concesiones.

Debido a que el número de estas licencias es limitado, ha funcionado plenamente la ley de la oferta y la demanda(compra o venta), por lo que los precios de las licencias VTC han escalado de valor. Asimismo, las instancias legales solicitan a los tribunales que fallen a favor de nuevas emisiones de licencias, lo cual es una nueva forma de conseguirlas.

Ya las licencias para Uber han escalado a los 60 mil euros y las de taxis rondan los 120 mil euros, aunque la tendencia de las últimas es a la baja y de las primeras a la alta. Y esto se acentuará debido al aumento de regulaciones impuestas por las autoridades catalanas.

En conclusión, las licencias VTC han sido el pretexto perfecto para la apertura de este nuevo mercado a través de las aplicaciones móviles. Un negocio emergente que pone en riesgo el de los taxis.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…